• Independencia

Independencia

La independencia es un concepto fundamental que va junto con el desempeño de una auditoría. Sin independencia, un trabajo de auditoría – no importa cuan eficiente sea ejecutado, será de valor incierto para aquellos que utilizan el informe, ya sea el cliente, acreedores, inversionistas, analistas, agencias gubernamentales, etc.

La habilidad para actuar con integridad y objetividad es la definición tradicional de independencia profesional. A pesar de que la independencia profesional en su amplio sentido es esencial en todos los trabajos, es una preocupación sensitiva y particularmente crítica en las auditorías.

Ser independiente en actitud mental no es suficiente. Los terceros (acreedores, inversionistas, analistas, agencias gubernamentales y otros) utilizarán y dependerán de la información de los informes de auditoría sólo si nos perciben como un ente independiente. No nos verán como independientes si tenemos relaciones financieras u otro tipo de relación que pueda influenciar nuestra imparcialidad con respecto a nuestro cliente. Por esto, las firmas y su personal profesional deben evadir las relaciones financieras y otras relaciones que puedan influenciar nuestra imparcialidad con respecto a uno o más clientes. En otras palabras, debemos mantener la apariencia real de nuestra independencia.