¡El Presupuesto Empresarial es una herramienta útil!

Someterse a un presupuesto es algo que no muchos desean. Siempre le buscamos la vuelta para no tener sobre nuestros hombros, unos resultados que nos cuestionen. Pero las empresas no se pueden dar ese lujo, ya que necesitan estar vigilantes de los cambios que se suceden, para proyectar los resultados que se obtendrán en el futuro.

 

El presupuesto empresarial es una herramienta de planeación y control financiero que materializa la planeación estratégica de la organización. Las metas propuestas deben ser plasmadas en toda su extensión en un plan financiero, de manera tal, que se les pueda dar seguimiento a través del tiempo.

 

Entre las definiciones académicas de qué es un presupuesto, tenemos “expresión cuantitativa formal de los objetivos que se propone alcanzar la administración de la empresa en un período, con la adopción de las estrategias necesarias para lograrlos.”

 

Hay expresiones muy significativas en esta definición que debemos tener siempre presente a la hora de desarrollar los procesos presupuestales:

  1. La “expresión cuantitativa” nos lleva a pensar en la cuantificación detallada de las metas y objetivos propuestos.
  2. Lo “formal” de proceso nos conlleva a asumir responsabilidades en la ejecución y control del mismo.
  3. Los “objetivos de la organización” son la base para su formulación.
  4. Todo presupuesto se circunscribe a un “período” de tiempo determinado.
  5. El cumplimiento del presupuesto supone la adopción de ciertas estrategias identificadas para llevarlo de la idea a la práctica.

Los presupuestos empresariales deben ser tan flexibles, que su revisión analítica nos permita adoptar decisiones sobre cómo cambiar el curso de los acontecimientos que recoge, ya que “usualmente existirán diferencias entre los resultados proyectados y los reales, porque los hechos y circunstancias frecuentemente no ocurren como se espera, y esas diferencias pueden ser importantes”.

 

Como proceso formal, es importante que en la preparación, ejecución y control del presupuesto intervengan todos aquellos que tienen responsabilidad sobre los resultados y que la función de seguimiento sea compartida entre todos. Dependiendo del tamaño de la organización, la función presupuestal puede recaer sobre un encargado de presupuesto para empresas pequeñas y para empresas grandes en un comité de presupuesto conformado para varios miembros.

 

Las empresas valen por el flujo de caja que generan para sus accionistas, de ahí, que toda esta gestión a corto, mediano y largo plazo busca garantizar la rentabilidad esperada de los accionistas de las organizaciones.

 

Siempre debemos buscar que las herramientas puestas a disposición de nuestro personal encargado de esta gestión rindan una información oportuna para poder darles seguimiento a los resultados esperados, versus los resultados reales.

 

El flujo de caja previsional de tesorería es el reporte más idóneo para darle seguimiento a la gestión presupuestal y en BDO, tenemos aplicaciones informáticas avanzadas para ayudarle en esta tarea.